Mundo de Virtudes

Mundo de Virtudes es un proyecto educativo que busca construir una sociedad impregnada de virtudes a través de procesos educativos, que situen a las virtudes como su eje motor.


Deja un comentario

Mundo de Virtudes

Mundo de Virtudes es un proyecto educativo que busca construir una sociedad impregnada de virtudes a través de procesos educativos, que situen a las virtudes como su eje motor.

El desafío de Mundo de Virtudes es que todo el quehacer humano esté acompañado por una virtud en miras de contribuir significativamente al mejoramiento del mundo.

El resultado de todas las acciones basadas en virtudes dará como resultado una nueva cultura con una dinámica más constructiva, armónica y sostenible.

Cultura de virtudes es el resultado de un proceso permanente de construcción social que incluye el conocimiento, contenidos, formas de organización social, arte, creencias, leyes, costumbres, sistemas financieros, formas de comunicación, prácticas de cuidado del medio ambiente y hábitos, entre otros.

http://www.mundodevirtudes.cl


Deja un comentario

HABLAR DE VIRTUDES EN AMBITOS PRIVADOS Y PÚBLICOS ESTÁ DE MODA

IMG_9715

Por Claudia Albarracín*

Bernardo Klisksberg decía que las virtudes han pasado a ser una obsolescencia que tienen refugio en las organizaciones religiosas o bien en el ámbito  privado. Sin embargo en tiempos de pandemia -veo con entusiasmo-  que hablar de ellas, nombrarlas e incorporarlas en nuestras conversaciones domésticas y cotidianas se ha incrementado. 

Este fenómeno también se ha visto en el ámbito de lo público es así que podemos escuchar de manera directa e insistente  en  discursos públicos tanto de autoridades mundiales, nacionales como locales, además líderes de opinión, contenidos en los medios de comunicación e inclusive los publicitarios,  a que practiquemos  virtudes -como medio vital- para salir de la pandemia.  Nos piden que seamos responsables, a que elevemos nuestra solidaridad y generosidad. A que seamos respetuosos, que ayudemos a mantener la unidad y cooperación, a que confiemos en sus decisiones, entre otros.

Estos pedidos ya son señales inequívocas que las virtudes dejaron de  ser temas  que sólo se deben abordar en los espacios privados en el contexto de la familia sino que requieren ser desarrollados y  reconocidos como importantes en los espacios públicos/comunidad.

El paso siguiente será entender que la práctica de virtudes no se da sólo con pedirlas, no son acciones automáticas, sino que su desarrollo y práctica es resultado de un proceso educativo que se inicia en los hogares a temprana edad y debe reforzarse en las escuelas de manera consciente, sistemática y estratégica.  

Ahora bien, en este punto las preguntas que me surgen son: ¿Porqué hablar de virtudes en ámbitos públicos se ha vuelto una tendencia?, ¿Qué hizo que hablar de virtudes dejará de ser únicamente un tema reservado a lo privado?

La respuesta a estas preguntas es que simplemente nos estamos dando cuenta, y estamos elevando  la conciencia de que la práctica de virtudes es la llave para combatir las faltas de este mundo y  promover una cultura de virtudes, que facilitará una convivencia más armónica entre todos los miembros de la comunidad y del mundo en su conjunto.

Decir esto, puede parecer algo simple, sin embargo, es algo decisivo, es un hito importante que indica que hemos entendido que la carencia de virtudes en nuestras acciones generan un caos en la dinámica de la sociedad, habilita relaciones de intolerancia, de violencia, de irresponsabilidad, odio, desorden y más.  Entonces, ante esta evidente realidad, lo sensato es que hagamos un esfuerzo mayor para garantizar la práctica de virtudes en todos los contextos en los que nos movemos como seres humanos tales como la familia, escuela, universidad y laboral. Urge que los sistemas educativos prioricen una formación cuyo centro sea el desarrollo de virtudes.

DECIR no es lo mismo que SER

Sin duda alguna, hablar no es lo mismo que hacer, aunque es un punto positivo el hecho de incorporar en nuestro lenguaje las virtudes tanto en los espacios privados como los públicos porque las sitúa como una meta loable de alcanzar, las ubica a un paso que puede inspirar nuevas formas de acción. Lo decía Gandhi las palabras tarde o temprano se convierten en actos, de allí lo importante de cuidar nuestras palabras.

Podríamos brindar un sinfín de ejemplos que dan cuenta de lo incoherente que podemos ser, donde nuestros hechos distan de las palabras y/o discursos que creamos.  Hablamos de ser responsables, pero nuestros actos hablan de irresponsabilidad; abogamos por la unidad y somos generadores de desunión, motivamos a la generosidad, sin embargo, no compartimos lo mucho o poco que tenemos. Insistimos en la importancia de confianza,  aunque no somos dignos de ella porque no cumplimos compromisos y/o faltamos a  la verdad continuamente.

Por lo tanto,  procurar una vida coherente y significativa pasará por cuidar que  nuestras palabras y acciones transiten el mismo camino.

Virtudes y religión

Con claridad meridiana, es importante decir que reducir o limitar la aplicación de las virtudes al campo religioso es un grave error, pues más allá de profesar alguna religión, de creer o no creer en Dios; la práctica de virtudes es un camino garantizado para alcanzar la armonía con uno mismo, con nuestra comunidad y con el mundo.  Es un modo de vida que invita a las personas a que se comporten bien por el simple hecho de acercarse a lo correcto tanto en el ámbito familiar, escolar y laboral.

Si bien, históricamente las virtudes eran circunscritas a lo religioso, ahora entendemos que si deseamos superar los grandes desafíos que tenemos como humanidad necesitamos practicar más virtudes en todo los contextos donde nos movemos.

Construir una cultura de virtudes

En base a lo dicho, y habiendo posicionado a las virtudes en un espacio vital de nuestra dinámica social, pensemos y trabajemos por construir una cultura de virtudes, entendiendo como aquel proceso permanente de construcción social que inspira y da forma a todo conocimiento, contenido, formas de organización social, arte, creencias, leyes, costumbres, sistemas financieros, formas de comunicación, prácticas de cuidado del medio ambiente y hábitos, entre otros.

Una cultura de virtudes es una respuesta a los desafíos de la humanidad, y si deseamos ser parte del “mejoramiento del mundo, entendamos que sólo lo lograremos practicando hechos loables y conductas correctas”.

Termino diciendo que si bien se ha puesto de moda hablar de virtudes, ahora corresponde hacer que practicarlas sea la tendencia a seguir.

*Fundadora y Directora Ejecutiva de Mundo de Virtudes – http://www.mundodevirtudes.com/


Deja un comentario

Un agradecimiento al Coronavirus

Coronavirus _G.Orjeda

Por Claudia Albarracín*

Aunque a primera vista pareciera un error el título de mi columna, decir que no lo es.  De hecho es una invitación para que podamos agradecer al Coronavirus, -de características microscópicas- que ha sido capaz de provocar tanto caos, miedo, dolor, incertidumbre, y por su puesto acciones planificadas y/o desesperadas en cada rincón del mundo, sin dejar a nadie indiferente.

Durante los meses de cuarentena, como a muchos les habrá pasado, he sido una maquina de reflexiones, pensamientos,  además de un tobogán de diversas emociones, que han dado pie a que trate de establecer si el Coronavirus es algo  bueno o es algo malo. A esta altura del partido creo que no es, ni lo uno ni  otro. Simplemente es, y su aparición y expansión trajo una serie de pros y contras,  abriendo la puerta a nuevas experiencias, generando grandes preguntas, invitando a conversaciones significativas,  despertando capacidades y creatividad de innovadores que han dado soluciones oportunas.

Ahora bien, entro de lleno a justificar el título de la columna y me animo a nombrar algunas de las razones por las que deberíamos agradecer a este virus chico pero de grandes consecuencias.

Padres empoderados y más activos, durante la pandemia los padres han tenido que asumir un rol más activo y protagónico en lo que respecta el proceso formativo de sus hijos. Aunque es sabido que esto ha generado mucho estrés en los padres, decir que ha sido una maravillosa oportunidad para que el hogar se convierta en un espacio más consciente de aprendizajes mutuos, tanto en el ámbito académico como en lo humano.

Familias más unidas, por la necesidad física de mantenerse en el hogar las familias experimentaron las bondades y los desafíos de estar juntos por un tiempo largo, lo que facilitó la posibilidad de conocer de manera más profunda a los miembros de la familia. Motivó a planificar nuevas actividades, instó a entablar conversaciones distintas, a distribuir mejor las tareas de hogar, además  hizo más visible la necesidad de estar conectados con la familia extendida como son los abuelitos, primos, tíos y amigos a quienes no se puede abrazar ni conversar cara a cara como antes, y por lo tanto, hemos  aprendido  a valorar dichas relaciones humanas.

Activación de planes personales, aquellos que estaban en el cajón de los imposibles, los que se frustraron por distintas razones, los que nunca vieron las luz; todos esos planes empezaron a tomar más forma e impulso y sin duda, post pandemia tendremos más proyectos que beneficien a la comunidad.

El despertar del ingenio de varios innovadores que empezaron a dar respuestas a necesidades urgentes tales como alternativas de respiradores, nuevas aplicaciones tecnológicas, producción de mascarillas impresas, test rápidos , proceso acelerado de medicinas y vacunas para paliar la pandemia.

Ver con mayor claridad la disparidad y carencias sociales, sin lugar a dudas uno de los aspectos más positivos de esta pandemia viene de la mano de la posibilidad de observar de cerca la vergonzante disparidad entre los que tienen y no tienen. Asombrarse con la situación de aquellos que pueden pasar mejor su cuarentena con aquellos que intentan sobrevivir en infraestructuras precarias, hacinados  y con una escasez de comida. Esto no debe ser sólo un asombro de pandemia debe ser un tema a superar post crisis sanitaria.

Actos de actos de solidaridad  que se han difundido por distintos medios de comunicación que se han convertido en puentes para tender la mano y ayudar a quienes padecen. Estos gestos reflejan corazones grandes que necesitamos que se multipliquen por cientos.

Nuevos contenidos en los medios, dando la oportunidad de librarnos de contenidos violentos, sensacionalistas y superficiales.  Ahora -aunque sean en porcentajes- menores se abre la posibilidad para que los medios replanteen el rol que deberían tener en miras de construir una cultura distinta, que impulse virtudes, relaciones humanas más sanas, y que finalmente su objetivo esencial se el educar.

El respiro al planeta, se hizo evidente no sólo con especies animales que empezaron a ocupar espacios usurpados, sino también por la reducción de gases contaminantes, además de una significativa reducción del consumo.

Desarrollo de capacidades en uso de tecnologías, como nunca antes todos empezados acercarnos a la tecnología hasta convertirla en una herramienta vital para estudiar, para entretenernos, para comprar, trabajar, para comunicarnos, informarnos, reducir distancias entre los seres queridos, habilitar nuevos espacios para aprender, reflexionar y conversar con profesionales de los que estamos aprendiendo.  Incluso hay quienes han usado la tecnología para lanzarse al éxito y convertirse  en comunicadores de nuevas ideas e impulsar cambios necesarios y visiones renovadas.

Surgimiento de preguntas junto con reflexiones urgentes que todos hemos experimentado y que si somos capaces de capitalizarlas bien, podremos utilizarlas como un trampolín para crecer y no permitir que este año se considere como perdido. Hagamos  que dichas preguntas y reflexiones gesten a una mejor versión de cada uno de nosotros, que implique el sentirse parte de un todo, y reconocerse como un actor que no sólo puede sino que debe impulsar una transformación con un impacto global y local.

Uso de un lenguaje que incorpora las virtudes con alegría desde diversos ámbitos he escuchado dar una prioridad especial y urgente a la practica de virtudes como medio para salir airosos de esta pandemia. Cuánta necesidad tenemos de ser más responsables con nuestros actos, de buscar la unidad como medio para que todos salgamos de la crisis, de ser respetuosos con las normas y políticas que se sugieren, más solidarios para tender la mano, más humildes ante factores externos, más confiados y sentir que todo va a mejorar. En definitiva parece que hemos descubierto que las virtudes son una solución a muchos de los males de la sociedad por lo que  desarrollarlos se ha vuelto una urgencia.  

Soy consciente que para muchos esta columna puede estar alejada a la realidad que muchos están padeciendo con la perdida de seres queridos, carencias económicas y/o perdida de trabajo. También soy consciente de las aberrantes estadísticas de los casos de violencia intrafamiliar donde las principales víctimas son mujeres, del número de violaciones y embarazos no deseados a menores de edad en el espacio donde se supone deberían ser protegidas. Pese a este lado negativo de la pandemia quiero ser capaz de ver más allá de lo evidente, quiero entender la justa medida de esta cita de Bahá’ú’lláh  que decía: “Sé generoso en la prosperidad y agradecido en la adversidad”.

*Fundadora y Directora Ejecutiva de Mundo de Virtudes – http://www.mundodevirtudes.com/


Deja un comentario

Racismo: una enfermedad vigente

libros-de-racismo-que-leerPor Claudia Albarracín*

En momentos en que la humanidad en su conjunto está intentando combatir el Coronavirus, salta a la vista la enfermedad del racismo -que de manera silenciosa- actúa y cuando uno menos lo espera se hace evidente con una crudeza que no deja indiferente a nadie, tal como pasó con el asesinato de George Floyd, a manos de un policía hace algunos días en los Estados Unidos.

Lo lamentable de esta enfermedad es que no se cura con un antibiótico, un anti viral u otro tipo de medicina conocida.  Se combate, aunque decirlo parece algo sencillo siendo una tarea compleja, con la re estructuración de la dinámica social con el diseño de una nueva cultura del ser y hacer, que se inspira en el reconocimiento de la unicidad e igualdad de humanidad en derechos e oportunidades.

Educación integral: El camino indicado

Desde el más profundo convencimiento considero que sólo una educación integral nos librará de este mal que, erróneamente, pensamos que era un tema superado a partir de las victorias alcanzadas a finales de la década de los 60 de la mano de varios movimientos sociales siendo el más visible el encabezado por Martin Luther King que permitieron, promover políticas públicas, abrogar medidas separatistas y hasta diseñar grandes e inspiradores discursos que aparentaban reconocer la igualdad de todo ciudadano. Lo triste es que dichos logros, entre comillas, no se encarnaron en la esencia de ser de la población.  

Siendo la educación la fuerza transformadora más poderosa para formar ciudadanos capaces de promover formas de organización social y -de elegir el enfoque adecuado- puede ayudarnos a construir un futuro mejor para todos. Ojo. La tarea de educar no es responsabilidad exclusiva del sistema escolar, es principalmente la labor de los padres quienes en el hogar son los encargados de garantizar  que sus hijos adquieran conocimientos, habilidades, y sobre todo que desarrollen virtudes que contribuyan al bien común.

En lo que respecta al racismo es importante que los padres inicien reflexiones en familia sobre este mal, sobre lo corrosivo que es, habiendo lamentablemente una infinidad de ejemplos aberrantes que dan cuenta de los profundos daños ocasionados en la estructura social, como también en los corazones y espíritus de las personas quienes tienden a cultivar dolor y  resentimiento, además del peligro de replicar prejuicios hacia el otro.

En en este proceso de aprendizaje familiar se debe conversar y dejar en claro que no existe ningún fundamento valido o racional que sustente la creencia de una supuesta superioridad o inferioridad de las personas sólo basada en el color de piel o por su origen. La cultura familiar debe construirse con premisas que consideren a todos los seres humanos como miembros de una sola familia, que acepte la diversidad de rasgos físicos o de color y los asuman como un motivo de alegría, ya que las diferencias brindan armonía y belleza.  Esta mirada también permite fomentar el respeto y amor hacia todos, invitándonos a vincularnos con un espíritu de confianza, cooperación y unicidad.

Considerando que la educación integral garantizará ciudadanos capaces de edificar un nuevo orden social, partiendo del reconocimiento de la unidad de la humanidad por considerarla una sola familia plural y donde sus miembros no son una amenaza sino una riqueza, hay que hacer un esfuerzo mayúsculo para que los padres asuman de manera seria y  responsable la tarea de educar a sus hijos con virtudes nobles desde su temprana edad para finalmente eliminar muchos males que nos aquejan como sociedad entre los que está el racismo, esto basicamente  porque deseamos vivir en armonía y porque no queremos volver a escuchar un: “NO PUEDO RESPIRAR “.

*Fundadora y Directora Ejecutiva de Mundo de Virtudes – http://www.mundodevirtudes.com/

 

 


Deja un comentario

Mobike: Más que un medio de transporte

Claudia Albarracín López

mobike

Cada mañana cuando desbloqueo una Mobike para llegar al trabajo mis reflexiones sobre este sistema para compartir bicicletas empiezan a fluir con emoción porque pienso que soy testigo de un fenómeno que va más allá de una alternativa de transporte.

Primero que nada decir que Mobike y similares surgen gracias a que varias condiciones se dieron para que este sistema funcione adecuadamente. Partiendo de una tecnología que nos permite, desde una aplicación descargable en nuestro móvil,  hacer uso de las más de 5 mil  bicicletas con las que cuenta Santiago para transportarnos y estacionar  libremente dentro de un perímetro establecido.

Otra condición que hace posible que esta innovación funcione,  y la que me genera un particular optimismo por el futuro, tiene que ver con los ciudadanos y ciertos  hábitos culturales que se van tejiendo con hilos virtuosos, entre los que rescato la concepción que en nuestras comunidades podemos de una manera armoniosa compartir muchas cosas y considerarlas que son de todos y al mismo tiempo que no son de nadie.

Sobre esta condición humana decir -sin temor a equivocarme-,  es la más alentadora porque demuestra que somos capaces de construir una nueva cultura basada en pensamientos, intenciones y actitudes  éticas que nos aleja del tan dañino individualismo que se ha intentado cultivar desde algunos sistemas ideológicos.

Con el uso de este sistema de transporte compartido estamos practicando de manera más consciente y sistemática una serie de virtudes que hacen y forman una nueva cultura en nuestro ser y quehacer.  Virtudes tales como la cooperación para que el sistema funcione, generosidad porque entendemos que las bicis son “nuestras” y las compartimos gustosos con otros, -que pese a no conocerlos personalmente- conformamos una comunidad cooperativa;  honestidad porque no nos las apropiamos para nuestro uso único; responsabilidad porque cuidamos de ellas,  respeto al conducirlas y  vincularnos  en armonía con los peatones, otros ciclistas y con nuestro entorno.

Decir también que los usuarios de estos sistemas contribuyen al cuidado del medio ambiente por ser un medio de transporte verde con el que podemos reducir nuestra huella ecológica, además que favorece al mantenimiento de un óptimo estado de salud.

Finalmente, decir que este fenómeno llegó para quedarse y acompañarnos en nuestro aprendizaje en miras de trabajar por el mejoramiento del mundo.

 

 


2 comentarios

El ruido de una carreta vacía

Resultado de imagen para carreta vacia

Un día un niño salió de paseo con su padre.  De pronto, él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio le preguntó: -Además del cantar de los pájaros, ¿Oyes algo más? –

El niño muy atento y después de unos segundos respondió- Sólo escucho el ruido de una carreta -. Muy bien, dijo el padre, pero es bueno puntualizar que es una carreta vacía.

Con asombro el niño preguntó:  ¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si no la vemos?

Es muy fácil, respondió.  Sé que está vacía por el ruido. Cuanto más vacía está la carreta, más ruido hace.

Este niño cuando creció recordaba de vez en cuando este hecho,  y  cada vez que escuchaba a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de los demás, presumiendo de lo que tiene o de lo que sabe, prepotente y menospreciando al resto de las personas que lo rodean, tenía la impresión de oír la voz de su padre diciendo:

¡Cuanto más vacía está la carreta, más ruido hace!.

Reflexiones

  • “Si las palabras no son mejores que el silencio…lo mejor es callar…”
  • No hagamos ruido como una “carreta vacía”.


Deja un comentario

Refranes: Una estrategia para fortalecer una cultura de virtudes

dar-es-recibir
Por: Claudia Albarracin y Marisol Albarracin
Uno puede construir una cultura de virtudes de distintas maneras y desde distintos ámbitos. En esta oportunidad compartimos una estrategia haciendo uso de los refranes o proverbios, “al ser éstos  una buena herramienta para educar en virtudes a los niños, pues el significado que contienen siempre implica algún consejo o lección que debemos aprender para posteriormente aplicar en la vida”.

Aquí “compartimos algunos de los refranes con valores más importantes para que los leas y se los enseñes a tus hijos. De esta forma, los niños conocerán algunos de los aspectos más importantes de la vida para ponerlos en práctica durante el futuro….”

– “Hay que dar para recibir”. La generosidad es una de las cualidades del ser humano.

– “Al mal tiempo buena cara”.  El valor de ser positivo ante las adversidades.

– “La fe mueve montañas”.  Siempre hay que creer.

– “Más vale maña que fuerza”. La astucia es más importante que la fuerza.

– “A quien madruga Dios le ayuda”. Todo esfuerzo tiene su recompensa.

– “Quien tiene un amigo tiene un tesoro”. El valor de la amistad debemos cuidarlo.

– “A caballo regalado no le mires el dentado”. En la vida hay que ser agradecido.

– “Quien mucho abarca, poco aprieta”. Hay que saber valorar lo que tenemos por poco que sea.

– No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. El esfuerzo y el trabajo debe ser constante y diario.

– “El saber no ocupa lugar”. Aprender siempre es importante en la vida.


Fuente: Pedro Oliver, redactor de Guia Infantil.


Deja un comentario

Alimentación saludable: Es un acto responsable

Por: Claudia Albarracin y Marisol Albarracin

Este año el Ministerio de Salud de Chile impulsó una ley que obliga a que todos los alimentos lleven sellos de advertencia “ALTO EN” que ayuda a distinguir aquellos alimentos menos saludables. Los sellos en los productor indican niveles superiores a los límites establecidos en relación a sodio, azúcares, grasas saturadas y/o calorías, que se asocian a la obesidad y otras enfermedades crónicas.

A partir de esta campaña que promueve una alimentación saludable, Mundo de Virtudes y en su deseo de construir una Cultura de Virtudes en distintos ámbitos que se traduzca en una sociedad más sustentable y armónica, considera que son los padres los principales responsables de cuidar la alimentación de sus hijos, generando hábitos sanos, procurando el consumo de una variedad de alimentos, despertando un profundo sentido de respeto  con nuestro entorno y otros seres vivos, además evitando desperdiciar los alimentos.

Haciendo referencia a los tres elementos de nuestra metodología para el proceso de aprendizaje  (conscientes, estratégicos y sistemáticos),  los padres pueden  diseñar sencillos planes de acción para despertar un sentido de consciencia, usando  estrategias eficientes y siendo sistemáticos para alcanzar resultado.

Aquí va un ejemplo que puede ser de utilidad. se debería:

Consciente

  • Hablar de la responsabilidad de cada uno de cuidar su cuerpo.
  • Conversar en familia sobre la salud en relación con los alimentos.
  • Consultar sobre ideas para mejorar la alimentación en familia. Todas las ideas son importantes.
  • Buscar información sobre huertos familiares.

Estratégico

  • Realizar en familia la lista de las compras, siempre dando especial lugar a las frutas y verduras.
  • Iniciar con sus niños su huerto en sus hogares.
  • Motivar a que todos participen en la elaboración de los alimentos, siempre utilizando la mayor variedad de productos.
  • Hacer un mural con fotos de distintos productos con los beneficios que aportan.

 Sistemático

  • Una vez que inicie alguna actividad mantenerla en el tiempo hasta que sea convierta en hábito familiar.

Al trabajar bajo estos parámetros,  sin duda estaremos construyendo una Cultura de Virtudes, en la que podemos hablar de ALTOS NIVELES DE RESPONSABILIDAD de los padres y madres en el proceso de  una formación integral, sustentable y armónica.

sin-titulo


Deja un comentario

Campaña: Por una CULTURA DE VIRTUDES

Por: Claudia Albarracin y Marisol Albarracin

Con el fin de  construir una cultura de virtudes  iniciamos una campaña en la que todos somos protagonistas. Nuestra apuesta es que todo el quehacer humano esté acompañado por una virtud en miras del mejoramiento del mundo.

El resultado de todas las acciones basadas en virtudes dará como resultado una nueva cultura con una dinámica más constructiva, armónica y sustentable. En ese sentido, la cultura de virtudes es el resultado de un proceso de permanente construcción social que incluye el conocimiento, contenidos, formas de organización social, arte, creencias, leyes, costumbres, sistemas financieros, formas de comunicación, prácticas de cuidado del medio ambiente  entre otros.

Para que este proceso de cambio sea efectivo es necesario que cada uno de nosotros se empodere de forma sincera y humilde para ser actores claves y así cambiar nuestra vida, la de la comunidad y la del mundo. 

Construir una cultura de virtudes no sólo es necesario sino urgente!MV-6.jpg


Deja un comentario

La responsabilidad en acción: Una virtud esencial para cuidar nuestro planeta

Por: Claudia Albarracin y Marisol Albarracin

En nuestro desafío por  visualizar las buenas acciones, septiembre está  destinado a  desarrollar la responsabilidad a través de acciones específicas como base para construir una cultura de virtudes.

Con  la metodología de Mundo de Virtudes esta tarea no sólo será fácil sino efectiva para aplicar tanto en el hogar, con nuestros niños en la escuela y en las empresas.

La metodología, tal como se muestra en el gráfico incluyen tres pasos importantes (consciente, estratégico y sistemático), que garantizan  el desarrollo hábitos positivos tanto para uno mismo como para la comunidad.

Mundo de virtudes_logotipoA manera de ejemplo les proponemos  desarrollar la responsabilidad con acciones concretas que impacten positivamente en el medio ambiente. Empecemos ya.. !!

Desafío:  La responsabilidad con el medio ambiente. ¿Cuál es tu aporte concreto?

images

Consciente:  

La  crisis medioambiental es tan profunda que es vital despertar en todos nosotros un sentido de urgencia ante la posibilidad de extinción de muchas especies, incluyendo la vida misma del ser humano.  Hay que ser conscientes que cada acción que realicemos tiene un impacto directo e indirecto,  por lo que cada uno puede decidir ser pasivo,  pensando que es responsabilidad de otros,  o bien , puede optar por ser un protagonista y ayudar a empoderar a otros individuos para que realicen acciones concretas en pro del medio ambiente.

Estrategias:         

Te damos algunas estrategias/acciones para que puedas incorporar en tu día a día,  y así contribuir manera sostenible un equilibrio medio ambiental.

♣ Iniciar conversaciones significativas y reflexivas sobre el tema en diferentes contextos

♣ Comprar responsablemente

♣ Re utizar bolsas pláticas

♣ Reducir el uso del papel (Promover lectura on line, evitar publicaciones en papel) 

♣ Consumir moderadamente el agua 

♣ Desconectar electrodomésticos que no estés utilizando

♣ Iniciar tu huerto en el hogar

♣ Optar por medios de transporte menos contaminantes (bicicletas, transporte público)                                 

Sistemático:           

Recuerde que una virtud se convierte en hábito en la medida en que se practica de manera sistemática por varios días e incluso años.  Hay que tener en  cuenta que todos somos diferentes y tenemos ritmos propios, de allí que no se puede decir que en una cantidad de días se logrará desarrollar un habito. La clave es ser constantes.

Anímate y juntos por una #culturadevirtudes


Deja un comentario

Uso responsable de las tecnologías en el hogar

dt.common.streams.StreamServerPor Claudia Albarracín y Marisol Albarracín

Primero que nada decir que la tecnología en si misma no es buena ni mala. Todo depende de cómo se la utiliza, por lo tanto, es en el uso donde podremos descubrir si es  beneficiosa o perjudicial.

Hay que reconocer que el Internet, redes sociales y muchos artefactos tecnológicos abren la puerta a posibilidades maravillosas de conocer y aprender cosas que antes eran impensables. Vía Internet podemos acercarnos a culturas y tradiciones diversas, podemos conocer espacios lejanos, somos capaces de conocer la biodiversidad del planeta entre otras muchas cosas más.

Asimismo, hay que ser conscientes que el Internet y las redes sociales pueden acercarnos a riesgos de todo tipo, teniendo en cuenta que hay personas que se dedican a engañar a los niños, extorsionar y hasta secuestrar. A estos peligros sumar algunos  contenidos poco recomendados, llenos de violencia, con escenas de sexo e ideas erróneas de la vida,  además se suelen  promocionar  relaciones basada en la competencia e inmediatez,  y se motivan habitos de consumo en exceso.

Un buen comienzo para ser responsables con el Internet y las redes sociales es conocer a cabalidad esta realidad. Es importante que en familia, padres y madres  conversen  y establezcan  las normas que se asumirán en el hogar.

Para tomar las mejores decisiones, nos permitimos en compartir aquellas sugerencia que los expertos sugieren:

1. Móviles: Se desaconseja comprar a niños menores de 14 años. Hay que ser conscientes que los niños  NO necesitan un móvil. Lamentablemente es común ver  que niños desde los 5 años cuentan con uno,  y ante esto los padres tienden a pensar que de no comprar uno al suyo hijo lo pone en desventaja.  Al respecto  no se preocupe, piense que no darle un móvil a su hijo es lo correcto. Con una buena conversación desde muy corta edad ellos lo entienden perfectamente.

2. Video consolas: Los expertos recomiendan que hasta que no cumplan 10 años no es  aconsejable que tengan su propia video consola. Consideren en comprar una para toda la familia, supervisando los juegos y el tiempo que la utilizan. Hay estudios que demuestran que niños que pasan  mucho tiempo jugando corren el riesgo de atrofiar sus habilidades sociales y de desarrollar una adicción. 

3. Computadoras: Los niños muestran grandes capacidades para usar un computador, pueden escuchar música, jugar, buscar información con mucha agilidad,  por lo tanto,  los padres no deben dejarlos solos. Controlen el tiempo de uso y las páginas a las que ingresan. Recuerde explicar o aclarar los temas que consideren necesarios reforzar para que no se queden con información o ideas erróneas.

Finalmente, en lo que respecta a este tema es importante y URGENTE  que los padres den el ejemplo. Hay investigaciones que hablan de la extrema dependencia que los padres tienen con los móviles y la ansiedad que demuestran con sus redes sociales, principalmente. Esta actitud no sólo no es sana sino se contradice con lo que uno desea enseñar.